Mindfulness

Mindfulness

El Mindfulness significa poner atención al momento presente con aceptación y curiosidad.

Esta potente herramienta les permite a los niños (y adultos también), conectarse sin juicio con el presente (del cual la mente agitada nos saca con pensamientos de preocupación, negatividad sobre el presente o futuro, y tristeza o vergüenza sobre el pasado), abriendo así la oportunidad para vivir más plenamente, con curiosidad y aceptación; capacidades vitales para una vida y aprendizaje efectivos y significativos.

Mindfulness ayudará a los niños a tranquilizarse, reducirá su estrés, les entregará una mayor perspectiva, ayudando a que el cerebro crezca y se desarrolle de mejor manera, contribuyendo así a construir las bases de una inteligencia emocional robusta.

Con los niños, también es muy beneficioso a largo plazo, pues les entregará herramientas que podrán utilizar a lo largo de toda su vida.

Cada vez existe más evidencia que muestra que el Mindfulness no solamente ayuda al manejo del estrés, la ansiedad y la depresión, sino que también a problemas de conducta, agresión, traumas, adicciones, Trastorno de Déficit Atencional (TDA) e impulsividad.

Si se practica adecuadamente, conllevará a que se reconecten partes del cerebro que tienen directa relación con el TDA y problemas de conducta, generando un mayor control de impulsos y una disminución de la reacción, de modo que los niños desarrollen su capacidad de pensar y reflexionar antes de actuar, observando las posibles consecuencias de sus actos.